Comunicación, Marketing

El Camino de Levante hasta Caravaca de la Cruz. Etapa 1: Orihuela – Murcia

0 Flares Filament.io 0 Flares ×

Muchas de las cosas que hacemos surgen de promesas, quedadas, cenas, eventos, etc… que nos suceden en la vida. Esta no es una excepción y nace de una mezcla de varias situaciones cotidianas que nos han pasado a todos en algún momento de nuestra vida.

Nuestro camino de Levante hasta Caravaca parte de la promesa que realiza una persona, en la que implica a otra, y en una comida familiar en la que se comenta que se va a realizar y se apuntan varias personas más, pasando a consensuar el calendario a seguir para realizar “el camino”.

Se fija el día 2 de abril, como comienzo de nuestro periplo, para la realización de la primera etapa con salida en Orihuela y llegada en Murcia. Previamente realizamos los trámites necesarios para la obtención de las credenciales del peregrino que tendremos que ir sellando en los distintos puntos fijados por los organizadores del camino. (De los puntos de sellado hablaremos a lo largo de varias publicaciones porque tiene su historia).

Llega el día fijado. A las 8h estamos en el andén esperando al cercanías que nos lleve a la localidad alicantina de Orihuela, en el tren todo son risas, hay ganas de empezar. Una vez allí nos dirigimos hasta la Catedral del Salvador y Santa María, punto de partida del Camino de Levante. Localizamos, después de un rato a la persona que nos tiene que sellar nuestras credenciales y le preguntamos por el punto de inicio del camino, y nos contesta: “Ahí fuera, donde hay unas cadenas”. Sinceramente, esperábamos que hubiera algún cartel informativo o algo que identificara de alguna manera el inicio del camino, pero en fin, casi a las 10 de la mañana, comenzamos…

Esta primera etapa, de 24 kilómetros de recorrido, nos hace pasar por varias calles de Orihuela y salimos siguiendo el cauce del Río Segura. Nos cruzamos con varios grupos de compañeros de viaje. Eso sí, hay que decir que la señalización y acondicionamiento de la ruta es más bien pobre y el camino podría estar algo más arreglado. En algunos cruces no hay indicación y en uno incluso nos metimos por una zona de piedras en las que más de un tobillo sufrió más de la cuenta.

Llegamos a la localidad de Beniel y tenemos que salirnos del camino para ir a la Iglesia de San Bartolomé, siempre guiados por Google Maps en el móvil, y que nos sellen la credencial del peregrino. Es domingo, cerca de las 11.30h, por lo que la Iglesia está abierta y nos sellan sin problema, hemos tenido suerte…esta vez. Volvemos al “camino” y seguimos rumbo a Murcia.

Siguiendo siempre el cauce del río Segura, vamos pasando poblaciones: El Raal, Alquerías, Santa Cruz, Beniaján, Llano de Brujas, Puente Tocinos…siempre con el Cristo de Monteagudo y la Cresta del Gallo a la vista, como vigilando nuestros pasos.

Nos queda poco para llegar a Murcia, el calor aprieta, hemos salido muy tarde para este tipo de rutas y lo vamos pagando, cada vez nos cuesta más avanzar y el ritmo va bajando. Desde hace unos cuantos kilómetros no nos cruzamos con nadie, se conoce que esta primera etapa no la realiza mucha gente.

Finalmente, sobre las 15h entramos en Murcia, llegamos por la FICA y nos dirigimos a la Catedral de Murcia. Llegamos sobre las 15.15h a la plaza del Cardenal Belluga, un calor asfixiante y los cuerpos bastante tocados…y quemados por el sol, hemos ido de valientes sin protector solar…lo pagaremos durante la semana.

Nos dirigimos a la Catedral para que nos sellen la credencial del peregrino pero nos la encontramos cerrada a cal y canto. Este es uno de los grandes fallos que veremos a lo largo de todo el camino, el encontrarse los puntos de sellado CERRADOS. Otros puntos de sellado cercanos como el Palacio Episcopal o la Oficina de Turismo se encuentran igualmente cerrados, por lo que nos es imposible sellar nuestras credenciales tras más de 5 horas de caminata con un calor intenso y un esfuerzo importante. Preguntamos en una capilla que hay en una esquina del edificio del Palacio Episcopal, donde nos dicen que allí no sellan. Luego nos hemos enterado de que esa capilla está abierta prácticamente todo el día, algo que hace más incomprensible el que no la pongan como punto de sellado. Sin lugar a dudas falta mucha cultura en torno a la figura del peregrino, auténtico protagonista del camino y que, poniéndolo en valor, hará que mucha más gente venga a realizarlo.

Como colofón de cada etapa nos hemos propuesto tomar una cervecita en cada localidad de destino, por lo que la tomamos cerca de la Catedral y nos vamos para casa. Para ser la primera etapa, fue toda una experiencia, con muchas conversaciones, risas y momentos vividos que para nosotros quedan. Además nos sirvió para aprender unas cuantas cosas de cara a las siguientes etapas.

Si el sellado de la credencial del peregrino es un requisito necesario para obtener el Certificado del Peregrino, no se debe permitir que los puntos de sellado estén cerrados o tengan un horario muy restringido. Es muy complicado planificar los tramos y hacerlos coincidir con los horarios de varios puntos de sellado en los que hay que sellar sí o sí. La organización debería solucionarlo más que nada por la mala imagen que se da a quienes realizan el camino.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Email -- Filament.io 0 Flares ×

ENTRADAS RELACIONADAS:

Comentarios desactivados.

SUSCRÍBETE A JUANMAGOMEZ.COM

Facebook

MI PROYECTO PERSONAL

MI PROYECTO PERSONAL

NOVEDADES EN FOTO:

COMENTARIOS RECIENTES